Primer Domingo de Adviento
29 de noviembre de 2020
Velen y estén preparados, porque no saben cuándo 
llegará el momento.
— Marcos 13:33 —

¡ESTÉN ATENTOS! ¡ESTÉN ALERTA!

 

Cuando Jesús no habla con frases elocuentes, lo hace con frases en imperativo que raspan, así como las de la lectura del Evangelio de hoy, uno puede entender la urgencia. No hay lugar para el lenguaje florido. “¡Estén atentos! ¡Estén alerta!” ¡Uno tiene la sensación de que deben escribirse en negritas o en mayúsculas! Él cuenta la parábola del dueño de la casa dejando a sus trabajadores en casa, sin decirles cuando va a regresar. Sin teléfonos, textos e itinerario de viaje podría haber significado que el dueño de la casa regresaría en algún momento del día, o en algún momento del próximo mes o año. Así que Jesús no nos dice “tienes que comportarte un poco”, sino más bien “debes vivir tu vida y trabajar como si el dueño de la casa estuviera siempre aquí. Debes estar siempre preparado”.

¡PERMANECE ALERTA!

 

Este autor era muy consciente del lenguaje de “dueño/esclavo” en el Evangelio de hoy y lo está leyendo y rezando a la luz de los debates del racismo de los últimos meses. Tal vez esto va con la última frase imperativa al final de la parábola “permanezcan alerta”. Este año nos ha enseñado a estar alerta en nuestras acciones como el mantener una distancia física, el uso del cubre bocas y el desinfectar superficies, así como en nuestro lenguaje e incluso en nuestros pensamientos. Ahora, ¿cómo empleamos eso a nuestra espiritualidad, a nuestra fe? Para muchas personas, debido a las restricciones al número de personas permitido en la iglesia y en los coros, esto ha significado aprender a rezar de una manera totalmente diferente. La celebración de la liturgia es la misma de siempre, con su enfoque en la Palabra y en la Eucaristía, pero para aquellas personas que están en las bancas o que la ven transmitida en las redes sociales o en la TV, el sentido de la participación activa toma un significado muy diferente de cómo la mayoría de nosotros hemos experimentado la liturgia en nuestra vida. Se siente como si nos hubiéramos convertido en espectadores en lugar de participantes. Tal vez este desafío puede hacernos pasar del exceso de confianza en nuestra fe, a redescubrir y relacionarnos con Dios de nuevas maneras y llamarnos a ser aún más fuertes en nuestra fe personal. Debemos seguir siendo perseverantes. Debemos “permanecer alerta”. Debemos tener esperanza. Debemos amar. Debemos rezar.

Lecturas de hoy: Is 63:16b–17, 19b, 64:2–7; Sal 80 (79):2–3, 15–16, 18–19; 1 Cor 1:3–9; Mc 13:33–37

 


Copyright © J. S. Paluch Co., Inc.

Oración de los Fieles
Primer Domingo de Adviento

 

Somos obra de las manos de Dios y por eso invocamos el nombre del Señor, que ofrece a todos una vida nueva.

Por nuestra Iglesia que, dirigida por el papa Francisco, vigila y espera nuevamente en el
Señor este tiempo de Adviento, roguemos al Señor.

Por la paz en cada nación y entre todas las naciones, particularmente en el Oriente Medio,
Afganistán y Siria, roguemos al Señor.

Por todas las personas que continúan pasando hambre esta semana después del día de
Acción de Gracias, particularmente las familias jóvenes y los niños, roguemos al Señor.

Para una investigación exitosa en el desarrollo de tratamientos y vacunas para COVID-19, y para una paciencia y cooperación con restricciones sensatas mientras tanto, roguemos al Señor.

Por nuestra propia comunidad de fe, que se prepara para la venida del Señor aprendiendo
y haciendo la obra de Dios entre nosotros y más allá de estas paredes, roguemos al Señor.

Para todos los enfermos, por todos los que sufren de COVID-19, y por todos los que han muerto, especialmente N., N., y N., roguemos al Señor.

Elevemos en silencio las oraciones que guarda nuestro corazón, tanto las que hemos expresado verbalmente como aquellas que han quedado en nuestro interior, roguemos al Señor.

Señor, haz que nos volvamos a ti con todo el corazón.
Escucha estas súplicas,
déjanos ver tu rostro y alcanzaremos la salvación.
Te lo pedimos en nombre de Jesús, nuestro Señor,
cuya venida anhelamos y cuyo día esperamos.
Copyright © J. S. Paluch Co., Inc.

Colecta Dominical & Donaciones

$3.525.00 - Colecta Dominical - Sobre & Suelto

                        ( Noviembre 15, 2020 )

Ayuda a tu Parroquia

Sabemos que son tiempos difíciles, para los que les es posible por medio de esta pagina podrán Donar o dar su Donación Dominical.

Lecturas de Hoy

Primera lectura — Isaías ruega por el retorno del Señor (Isaías 63:16-17, 19; 64:2-7).
Salmo — Señor, Dios nuestro, restáuranos que brille tu rostro y nos salve (Salmo 80 [79]).
Segunda lectura — Pablo está agradecido por las bendiciones que los corintios han recibido debido a su fe en Jesús (1 Corintios 1:3-9).
Evangelio — Jesús dice a los discípulos que estén siempre alerta a la llegada del tiempo designado 
(Marcos 13:33-37).
Salmo responsorial: Leccionario Hispanoamericano Dominical © 1970, Comisión Episcopal Española. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.

Lecturas de la Semana

Lunes: Rom 10:9-18; Sal 19 (18):8-11; Mt 4:18-22
Martes: Is 11:1-10; Sal 72 (71):1-2, 7-8, 12-13, 17; 
Lc 10:21-24
Miércoles: Is 25:6-10a; Sal 23 (22):1-6; Mt 15:29-37
Jueves: Is 26:1-6; Sal 118 (117):1, 8-9, 19-21, 
25-27a; Mt 7:21, 24-27
Viernes: Is 29:17-24; Sal 27 (26):1, 4, 13-14; 
Mt 9:27-31 
Sábado: Is 30:19-21, 23-26; Sal 147 (146):1-6; 
Mt 9:35 — 10:1, 5a, 6-8
Domingo: Is 40:1-5, 9-11; Sal 85 (84):9-14; 
2 Pt 3:8-14; Mc 1:1-8

Siguenos en nuestras redes Sociales
¡Es la mejor manera de mantenerse en contacto!
Fiesta de la Fe
Iglesia peregrina

 

Nuestra participación en la Misa requiere que peregrinemos desde el hogar hasta la iglesia parroquial. Realmente nuestra preparación comienza en casa, desde que nos disponemos a la participación y emprendemos la peregrinación. Esto nos recuerda que la Iglesia, en esencia, es peregrina y que sigue esperando la venida del Emmanuel, no sólo del Dios que nace entre nosotros, sino del Dios que, en la persona de Cristo, vendrá de nuevo, de Jesús, cuyo nombre significa: Dios salva. Aunque caminamos y nos desplazamos a muchos lugares, esta peregrinación es particularmente significativa porque nos reunimos con un mismo fin, celebrar el misterio pascual de Cristo: su pasión, muerte y resurrección. El congregarnos en la casa de la Iglesia, haciendo a un lado nuestras diferencias naturales, para hacernos una voz, un solo pan y un solo cáliz reafirma la posibilidad de caminar juntos hacia Dios, de unir nuestra alabanza, de alimentarnos para el viaje y de celebrar por adelantado el Reino de Dios anunciado por Jesús. Por eso es que caminamos con un fin, un fin que puede ir más allá de nuestra propia visión, si se quiere, pero que en la perspectiva de Dios, es tan concreto y tan veraz, como el pueblo que se reúne y camina con alegría a la casa de la Iglesia.—Miguel Arias, Copyright © J. S. Paluch Co.

Velas / Cirios del

Sagrario y Santísimo 

Sandra Gutierrez

Guadalupanas

Celebraciones

Registrate para asistir a las Misas 

Diciembre 11 y 12 de 2020

Oficina

 

Lunes
9:00 a.m. a 3:00 p.m.

Martes - Viernes 

9:00 a.m. a 6:00 p.m.

Sábado - Domingo 
9:00 a.m. - 1:00 p.m. 
 

Tel: (708) 863-6608

5300 W. 24th Street
Cicero, IL 60804

  • White Facebook Icon
  • White YouTube Icon